Desde hace mucho tiempo, el cacao ha formado parte de nuestra alimentación. Desde cuando nos daban un poco de chocolate con pan hace años, hasta ahora que se utiliza principalmente en la elaboración de productos de confitería de chocolate.

El consumo de cacao en 2016/2017 se situó en 4.733 millones de toneladas según la Organización Internacional del Cacao. Esta cantidad significa un aumento del 18,5% respecto a 2015/2016.

Ahora, el cacao sufre peligro de desaparición, o al menos una producción bastante menor a la actual en tan solo unas décadas.

¿Por qué podría desaparecer?

El cultivo de cacao requiere un clima y un suelo propicio para su producción. En especial, requieren de una temperatura, lluvia y humedad concretas y constantes.

Actualmente, más de la mitad del chocolate del mundo proviene de Costa de Marfil y Ghana (dos países de África occidental). A parte de estos países, el cacao también es en gran parte producido por Colombia o Ecuador entre otros.

Principalmente, el problema ante el que se encuentran muchos cultivos es el cambio climático. Este fenómeno, que es una de las mayores preocupaciones actuales. Esto es debido a la producción de multitud de gases y otros factores, parte de la sociedad actual. Este fenómeno del cambio climático provoca grandes efectos en el clima, como aumento de temperatura global, sequías, y en definitiva un cambio en el ecosistema.

Este fenómeno produce un gran impacto en los cultivos ya que provoca que algunas zonas dejen de ser adecuadas para la producción de ciertos alimentos. Esto es lo que podría ocurrir con Ecuador o África si el cambio climático continúa avanzando con la rapidez que estos años ha avanzado.

Soluciones

Científicos de la Universidad de California junto con la compañía Mars, están planeando algunas soluciones posibles ante este problema. Para intentar salvar los cultivos de cacao están barajando la posibilidad de utilizar la tecnología CRISPR. Con esta tecnología pretenden poder adaptar los cultivos a las nuevas condiciones a las que se verán sometidos.

Esta tecnología es una herramienta molecular para “editar” o “corregir” el genoma de cualquier célula. Esta herramienta podrá ser usada para modificar genes, pudiendo corregir genes defectuosos. A parte de tener una aplicación sanitaria, tendrá una aplicación para mejorar los alimentos. Para mejorar los alimentos se desarrollan nuevas variedades de plantas y animales con nuevas características genéticas. Otras aplicaciones podrían ser modificar bacterias y otros microorganismos de uso industrial.

Además, la compañía Mars esta realizando grandes inversiones en campañas para combatir el cambio climático. En septiembre, anuncio la inversión de 830 millones de euros como parte de un programa llamado “Sostenibilidad en una generación”, con el objetivo de reducir la huella de carbono de su negocio.