Entrenar en solitario está bien para no depender de nadie, ni de horarios, pero en la mayoría de las veces la desmotivación hace acto de presencia. Mi propia experiencia me hizo pasar de entrenar sola a apuntarme a un gimnasio para disfrutar de clases colectivas de entrenamiento funcional.

No son pocos los beneficios que aporta un entrenamiento en grupo, así que si nunca te lo has planteado, quizá va siendo momento para ello.

Unión a un grupo

Los primeros días que entrenas en grupo, te dará vergüenza o estarás más introvertido frente a personas que no conoces. Con el tiempo te aseguro que esos compañeros lograrán ser una parte más de tu entrenamiento y te encantará asistir a las sesiones para echar un buen rato con buena compañía.

Según dicen los expertos, hacer una actividad física en grupo provoca que el esfuerzo físico no sea tan duro. La mente nos impulsa a seguir entrenando si nos veos rodeados de más personas. Incluso, somos capaces de rendir más que si entrenásemos solos.

Competitividad

Aunque siempre decimos que entrenar no es competir con los demás, sino contigo mismo; al tiempo de estar entrenando en grupo, sentirás ganas de competir sanamente entre tus compañeros. Lógicamente, habrá uno o dos con los que te llevarás mejor y con los que te picarás constantemente. Esas motivaciones te harán mejorar tu rendimiento e, incluso, ayudar a tu compañero a que se esfuerce más.

Tendrás un compromiso

Si eres un poco desastre con la organización y la puntualidad, entrenar en grupo te ayudará a corregirlo. Sentir que tienes un compromiso con tus compañeros de forma semanal o mensual, mejorará tu capacidad de organización. En el momento que “fallas” a esa cita, estarás fallando también a tu entrenador y compañeros.
Además, siempre es mejor tener un horario concreto para entrenar y, a ser posible, que siempre sea en la misma hora para que nuestro cuerpo se habitúe a ello.

Entrenar en grupo es más barato

Contratar un entrenador personal es fundamental si quieres aprender a entrenar para lograr un objetivo. En caso de querer simplemente mantenerte activo, los entrenamientos en grupo son lo tuyo.

El trabajo será también personalizado para los que entrenéis, pero será mucho más económico. Evidentemente, nos referimos a un grupo reducido, no más de 15 personas.