Las bebidas deportivas suelen usarse como método para recuperar líquido y minerales perdidos en la sudoración durante el ejercicio físico. Son bebidas que se han puesto muy de moda en los últimos años y que casi cualquier deportista las consume al terminar el entrenamiento. Un estudio publicado en el Journal of the International Society of Sports Nutrition examinó cómo eran esos efectos en jugadores de tenis y los resultados obtenidos no fueron los esperados.

¿Por qué el tenis?

Los investigadores decidieron estudiar los efectos en tenistas debido a la variabilidad y a lo agotadora que resulta la temporada. Los partidos de tenis pueden ser cortos e intensos, o durar más de 3 horas; y además hay que tener en cuenta que los tenistas pueden jugar varios días seguidos. Así que su recuperación debe ser correcta para rendir al 100%.

En el estudio, cada deportista hizo varias pruebas para conocer cómo su partido y la bebida deportiva afectaba en el rendimiento. Se examinaron detalladamente (a través de una prueba de capacidad de sprint repetida)la fuerza de agarre, la potencia, la velocidad de carrera, la fatiga y la resistencia anaeróbica.

Además, los jugadores también realizaron tres partidos de tenis completos (de unas 2 horas cada uno) y durante un día y medio. Los investigadores tuvieron en cuenta tres condiciones:

  • En una prueba, cada jugador bebió una bebida deportiva antes, durante y después de los partidos.
  • En otra prueba, los jugadores tomaron una bebida placebo, pero en las mismas cantidades y al mismo tiempo que los de la bebida deportiva.
  • Y luego hubo otro grupo que no jugó al tenis y que solo participó en las pruebas de bebidas.

¿Qué resultados obtuvieron?

Los científicos encontraron que la única diferencia entre tomar bebidas deportivas o placebo fue la fatiga que produjo la parte superior del cuerpo. Tan solo el tríceps estaba más fatigado cuando no consumía la bebida deportiva.

Aunque no fue muy destacable, se notó cierta mejoría en la capacidad de sprint cuando no se tomaba bebida deportiva. En las pruebas de 10 metros y 20 metros, el rendimiento fue mejor cuando se tomaba la bebida placebo.

No se sabe la razón, pero cuando los deportistas tomaban las bebidas deportivas se registraron tiempos más lentos. El rendimiento varía más en el grupo que no tomó bebidas deportivas, por lo que se puede concluir que la bebida tiene un efecto estabilizador en el rendimiento.

Los científicos quisieron concluir el estudio afirmando que tomar bebidas deportivas, cuando el esfuerzo es de más de 6 horas repartidas en un día y medio, no supone de gran importancia. En cambio, es mucho mejor seguir una alimentación saludable y equilibrada, con gran presencia de hidratos de carbono.