Aunque en España somos muy de atribuirnos hábitos poco saludables, beber alcohol en verano y en medio de una playa o piscina es algo común en todo el mundo. El calor que pasamos al estar expuestos al sol, provoca una demanda de líquido que normalmente solemos paliar con alguna bebida alcohólica (cerveza, tinto de verano o cóctel).

Ya sabes que la ingesta de alcohol no provoca ningún beneficio y que no hay una recomendación saludable. Cuando tomamos alcohol a pleno sol nos estamos exponiendo a unos peligros importantes para la salud.

¿Qué tiene de malo hacerlo a pleno sol?

Repito, no hay beneficio aunque tomemos alcohol a la sombra. Pero si encima lo hacemos a plena exposición solar, aumenta el riesgo de sufrir lesiones y nos deshidrataremos antes. Ten en cuenta que al estar tomando el sol, nuestro cuerpo aumenta su temperatura corporal. Así que empezaremos a sudar (perdiendo líquido y sales) para poder regularnos la temperatura, por lo que encima el alcohol aumentará la pérdida de agua y llegaremos a sufrir una mayor deshidratación. Es necesario que sepas que el alcohol no hidrata ningún momento, al revés.

Además, la deshidratación y la exposición directa de los rayos del sol provocan sequedad en la piel. Por lo que de forma estética tampoco obtenemos beneficios.

El alcohol inhibe la producción de la hormona encargada de regular y mantener los líquidos de nuestro cuerpo. Así que el riñón absorbe menos agua y elimina más cantidad a través de la orina.

¿Cómo podemos hidratarnos en la playa?

La teoría nos la sabemos, pero a lo mejor te hace falta conocer qué tipo de bebidas puedes tomar para no tener efectos negativos en tu cuerpo. Evidentemente, el agua es la bebida básica y vital que deberíamos tener como primera opción.
También puedes consumir bebidas isotónicas, y tu intención es también reponer electrolitos que se pierden con el sudor.

Por supuesto, puedes tomar zumos naturales de frutas o algún café o te helado.
Además, la hidratación no solamente se consigue a través de las bebidas. La fruta es una gran fuente de agua, así que tomar melón, sandía, pera, piña o cerezas, será una buena idea.