En el fondo, a todos nos apetece recuperar el orden y tomar el control de nuestra vida. Si viviéramos en un eterno verano, tal vez sufriríamos muchas más consecuencias negativas que beneficios. Y es que las vacaciones nos sirven para desconectar y, a veces, también para excedernos en algunos aspectos. Llénate de energía y prepara la vuelta a la rutina.

Si ya has vuelto a tus quehaceres habituales y notas que te falta energía, que no cunda el pánico. Venimos de unos meses de cierto “descontrol”, en algunos aspectos, y volver a tomar las riendas puede llevarnos un tiempo. No obstante, para todo hay soluciones y en este caso, además de soluciones, oportunidades. Septiembre es un mes de cambios, de emprendimiento y de motivación para muchos. Empieza el curso escolar y muchos adultos nos contagiamos de esta magia.

Aumenta tu energía para la “vuelta al cole”

Cada persona tiene sus propias circunstancias y tiene que trabajar una serie de aspectos básicos en su vida. Pero, lo cierto es que, hay unos síntomas muy comunes. Sentimos que nos pesa el cuerpo y que volver a la rutina es realmente duro. Estamos casados, nuestra mente aún vaga por aquellos recuerdos en las playas y nos falta energía para enfrentar la vuelta al cole. Y, como siempre te decimos, ¿qué es una dificultad si no una oportunidad de cambio?

Es hora de pisar firme, centrar la atención en los nuevos proyectos y recuperar algunos hábitos que te hagan sentir vital, enérgico, fuerte y motivado. ¿Estás dispuesto a que septiembre traiga consigo novedades y cambios en tu vida? Pues empieza por llevar a cabo algunos hábitos que te recargarán las pilas.

13 Tips para aumentar tu energía en la vuelta a la rutina

A continuación, te proponemos una serie de consejos que abarcan todos los aspectos de tu vida. Llévalos a cabo a diario y observa cómo, poco a poco, te sientes más enérgico y vital para enfrentar el “nuevo curso”.

1. Despiértate 10 o 15 minutos antes de lo habitual y quédate boca arriba en la cama. Ponlas palmas de las manos hacia arriba, respira profundamente y agradece un nuevo día. Empieza el día con serenidad en lugar de maldiciendo a la alarma por sonar y yendo a toda prisa.

desayuno vuelta a la rutina

2.Bebe un vaso de agua al empezar el día. Puedes añadirle unas gotas de limón a un vaso de agua tibia. Es un hábito muy saludable para limpiar tu organismo.

3.Reserva un tiempo especial para el desayuno, de manera que no tengas que engullir, sino disfrutar de él. Es ideal que incluya una porción de cereales integrales como la avena. De este modo te sentirás saciado por más tiempo y te aportará energía.

4.Dedica un tiempo específico a asearte. Lávate los dientes, la cara, ponte tus productos hidratantes, péinate. Todo ello sin prisa, dedicando un tiempo consciente a ello. Deberás adaptar la hora de levantarte para tener tiempo de desayunar y asearte sin prisas. Créenos, empezarás el día de otra manera.

5.Prepara tus propios snaks para llevarte al trabajo. Hay muchas opciones saludables con las que evitarás comprar cualquier producto cargado de grasas y azúcares.

6.Hidrátate correctamente. Bebe suficiente agua durante el día, incluye infusiones y caldos vegetales. Recupera la buena hidratación de tu cuerpo. Las consecuencias de no beber lo suficiente se pueden llegar a manifestar tanto en el plano físico como mental y emocional. Por ello, presta atención a este aspecto y no lo pases por alto.

7.Cena pronto. Intenta no acostarte recién cenado. Da tiempo a tu organismo a que pueda digerir los alimentos y ayúdale en lo que esté en tu mano. Cena ligero, mastica bien los alimentos y deja que pasen un par de horas hasta irte a dormir.

8.Reduce el consumo de sal y de azúcar en tus días. Opta por endulzantes naturales y sal marina sin refinar.

vuelta a la rutina

9.Empezar un diario es una idea excelente para la vuelta a la rutina. Ya sea para controlar tus entrenamientos, tu alimentación, tus emociones o tus proyectos; plasmar tus sentimientos, pensamientos y emociones sobre el papel, te puede ayudar más de lo que crees a ordenar tu vida.

10.Si sientes que hay algún alimento que no te sienta bien pero no identificas cuál es, no lo pases por alto. Empieza un diario en el que plasmes qué has comido y cómo te ha sentado cada día durante las 3-5 ingestas que realices. Averiguar qué te está ocasionando malestar es muy importante y se traduce en otros aspectos de tu vida.

11.Encuentra una actividad al aire libre que te haga sentir bien y practícala cada fin de semana (además de tu ejercicio físico diario). Que suponga un aliciente para rendir al máximo el resto de la semana. Ya sea pedalear por un sendero que te guste, caminar unos kilómetros junto a la playa o indagar por nuevas montañas.

12.Reserva tiempo durante la semana para meditar. Es una auténtica medicina para el cuerpo y la mente y te dotará de claridad y energía. Asimismo, dedica un día a la semana para unos cuidados corporales que te hagan sentir bien por dentro y por fuera.

13.Guarda tiempo para compartir con tus amigos, familiares y buena gente de tu entorno. Aprovecha para conocer gente nueva y piensa que la soledad a veces ayuda a reconectarte con tu esencia.