Un descanso efectivo es imprescindible para disponer de energía y vitalidad al día siguiente. Hay numerosos factores que pueden influir en la calidad de tu sueño. Uno de ellos es la alimentación. Y es que ésta repercute de forma directa en la mayoría de aspectos de nuestra vida. ¿Qué deberías cenar para favorecer el descanso?

Descansar de una forma efectiva es imprescindible para gozar de una buena calidad de vida. Cuando sentimos que hemos dormido bien, nos despertamos de mejor humor y disponemos de más energía y vitalidad para enfrentar el día. Nuestra productividad siempre se ve beneficiada cuando hemos logrado un sueño reparador. Después de pasar una mala noche, sentimos que no llegamos a cumplir con todas las tareas que nos proponemos. Llegar a todo se nos hace un mundo. Sin embargo, cuando nuestro cuerpo y nuestra mente están preparados para la acción, todo es diferente.

La relación entre nuestras cenas y nuestro descanso

Aspectos como el estrés, las preocupaciones o la práctica deportiva a última hora, por ejemplo, son algunos factores que pueden influir en la calidad del descanso. Sin embargo, los alimentos que incluyamos en nuestras cenas juegan un papel importantísimo. Por ello, mientras que algunos alimentos proporcionan un estado de relajación y favorecen la conciliación del sueño, otros tienen un efecto totalmente opuesto.

Lo primero que debes tener en cuenta es que eso que seguramente hayas escuchado de no cenar en abundancia para dormir mejor, es cierto. La cena debe ser ligera y de fácil digestión y, además, debes tomarla un par de horas antes, como mínimo. No obstante, si cenas excesivamente poco, es probable que el hambre no te deje dormir bien. Por ello, intenta encontrar el equilibrio y sáciate, aunque con alimentos ligeros.

¿Qué alimentos nos pueden ayudar a conciliar el sueño?

Algunos de los alimentos que pueden ayudarte a conciliar el sueño y disfrutar de un descanso efectivo, son los siguientes:

  • Plátano: se trata de un buen relajante muscular rico en magnesio que puede favorecer la conciliación del sueño.
  • Carnes de ave: La carne de pollo o de pavo, es fácil de digerir y, además de ser bajas en grasas, son ricas en triptófano.
  • Yogur: Éste, así como la leche, contiene calcio y triptófano y te puede ayudar en tu descanso.
  • Infusiones relajantes: las infusiones como la manzanilla, la tila o la melisa, son muy efectivas para promover la relajación.
  • Miel: tomada en cantidades moderadas es un producto natural que favorece la calma.