La llega de la primavera nos suele dejar abatidos o faltos de energía, por lo que una solución rápida es preparar una taza de café o bajar a una cafetería. Pero puede que te sorprenda descubrir que no todo es igual, ni afecta de la misma manera. Según un nuevo estudio, el tipo de bebida con cafeína que elijas marca una gran diferencia cuando se trata del aumento de productividad que experimentarás (y tampoco se trata solo del contenido de cafeína).

¿Qué tipo de café aporta más energía?

En un estudio que parece bastante completo, se les dio a 4.250 voluntarios una lista de tareas breves para intentar completar antes y después de beber una taza de un tipo específico de café. El número de tareas completadas antes y después se basó en obtener un aumento porcentual de la productividad y proporcionar una clasificación definitiva de qué tipo de café debes beber para aumentar la eficiencia. Algo muy discutido en barras de cafeterías o sobremesas entre colegas de trabajo. ¿Quién no tiene un compañero que se toma hasta 2 cafés con leche mientras desayuna?

El estudio, creado por BrewSmartly.com, descubrió que el espresso genera un mayor aumento en la productividad: casi un 80%. En segundo lugar, el café negro de tamaño medio aportó un aumento de productividad del 75%, seguido del café helado con un 67%. Curiosamente, el descafeinado aún resultó en un aumento del 50% en la productividad, más que varias bebidas con cafeína.

En la parte baja de la clasificación, los frappuccinos y los cafés irlandeses dieron como resultado aumentos insignificantes del 14% y el 17%, respectivamente.

vaso de café espresso

La lista completa es la siguiente:

  • Expreso – 80%
  • Negro – 75%
  • Café helado – 67%
  • Americano – 60%
  • Descafeinado – 50%
  • Espresso macchiato – 50%
  • Manchado – 50%
  • Cortado – 43%
  • Moca – 33%
  • Blanco mate – 33%
  • Ahogado – 29%
  • Café con leche – 25%
  • Capuchino – 17%
  • Irlandés – 17%
  • Frappuccino – 14%

Beber Espresso no es poco saludable, pero consumir alimentos básicos ​​con regularidad, a los que te puedes volver adicto, no es saludable. Si no estás aumentando de peso, trata de consumirlo poco. Otra buena bebida es el té verde con mucho antioxidante y poca cafeína en comparación con café. Trata de no tomar café con el estómago vacío o por la noche. Las fresas y la mayoría de las bayas son ricas en antioxidantes, por lo que consumirlas pueden aportar beneficios para la salud, sin la carga de energía.

Además, debes tener en cuenta que el cuerpo es capaz de asimilar cierta cantidad diaria de cafeína. No servirá de mucho tomar varios espressos al día, si lo que queremos es incrementar nuestra energía. Los expertos recomiendan tomarlo unas horas después de despertar, ya que lo normal es arrancar el día con la energía de haber dormido durante toda la noche. Es mejor aprovechar la energía natural del cuerpo e ir incrementándola con bebidas o alimentos a lo largo del días.