Así crean la carne en un laboratorio, ¿se considera vegano?

La carne y el pescado creado en laboratorio tiene el objetivo de disminuir el sufrimiento animal a la par de crear comida más sostenible con el medioambiente, pero surgen dudas en torno a esta comida. La carne de laboratorio, así como el pescado, supuestamente tienen las mismas propiedades, pero aún queda un tiempo hasta que veamos esa comida en los supermercados.

Otra de las dudas que genera este método de producción es si será una comida sana y si su sabor y textura están cercanos a la realidad. En los laboratorios ya se está creando carne de pollo, cerdo y ternera, así como también algunas clases de pescado.

Miguel Ángel Lurueña, autor del libro Que no te líen con la comida, explica el proceso de fabricación de la carne de laboratorio y del pescado también. Comenta que recogen células del animal vivo y las colocan en una superficie controlada para su cultivo.

Se deja que crezcan con todos sus nutrientes, pero siempre dentro de un armazón con una forma concreta. Según comenta el autor, de momento solo se han fabricado nuggets de pollo y hamburguesas de ternera, ya que fabricar un filete es muy complejo y supone crear una estructura que se asemeje a un músculo de animal y conseguir que la organización de las células sea la adecuada.

Además, en este proceso de fabricación no existe la grasa natural que habita en el tejido muscular del animal vivo ni el flujo sanguíneo que nutre a las células.

En Cuidateplus hablan con Sílvia de Lamo una profesora de Estudios de Ciencias de la de la Salud en dos importantes universidades españolas que son la Universidad Abierta de Cataluña (UOC) y la Universidad Rovira i Virgili.

Ella explica cómo crean el pescado en un laboratorio, y el proceso es muy similar a la carne. Anestesian a un pez, recogen células musculares y se mezclan con enzimas en un cultivo controlado. Para conseguir la forma del filete de pescado, por ejemplo, se usa una impresora 3D.

¿Carne de laboratorio o proceso tradicional?

Una vaca en un campo mirando a la cámara

Por muy controlado que sea la fabricación en un laboratorio, el sabor, el olor y la textura nunca serán iguales a la de la carne o el pescado de verdad. En cuanto a la composición nutricional, son aspectos que las empresas irán mejorando poco a poco.

Es pronto para considerarlo producto seguro, pero tenemos que tener en cuenta que todos los alimentos entrañan algún riesgo, por mínimo que sea. Serán las autoridades competentes quienes determinen si es una alimentación segura o no.

Como hemos dicho al principio, uno de los objetivos en este cambio de procesos de fabricación de los alimentos, entra en juego el sufrimiento animal y el medioambiente. La tendencia hacia dietas veganas y vegetarianas sigue en aumento dado que la sociedad se está concienciando de la crisis climática y las condiciones de los animales en la industria cárnica.

Según Stop ganadería industrial, alrededor del 14,5% de los Gases de Efecto Invernadero provienen de la ganadería intensiva, donde el 50% son metano y un 26% aproximadamente son gases como CO2 y óxido nitroso.

Algo muy importante, la carne de laboratorio no es vegana, ya que está hecha a partir de células de animales vivos y en el cultivo se utiliza suero fetal bovino. Este tipo de procesos solo eliminan la crueldad animal de la ecuación.