Comer chocolate es saludable, pero hay una letra pequeña

Comer chocolate rara vez se ha desaconsejado, y ahora un nuevo estudio sugiere que comer chocolate nos puede ayudar a perder peso, aunque no nos levantemos del sofá. Además de reducir el colesterol malo. Pero todo tiene una letra pequeña y es que esta investigación deja claro qué tipo de chocolate y las cantidades.

El chocolate ha pasado por diferentes estados, desde ser un manjar, a estar prohibido por su alto contenido en azúcar, pero debemos tener claro que existen diferentes tipos de chocolate y el dato más importante que debemos conocer el porcentaje de cacao.

Siempre hay que evitar las chocolatinas y tabletas de chocolate con leche y otros añadidos. La mejor opción es el cacao puro y tabletas con 70% de cacao como mínimo, y si tienen frutos secos como almendras, mejor.

La investigación indica que el chocolate negro con un 70% o más de cacao es un producto muy rico en flavonoides, que, a su vez, es un compuesto ligado a un menor riesgo de sufrir problemas cardíacos. También hay estudios que señalan que el cacao puro reduce la presión arterial y la resistencia a la insulina.

En Journal of the American Heart Association ya se publicó algo similar hace varios años, donde habían introducido el chocolate amargo y las almendras crudas en la dieta de personas obesas. Esto dio como resultado que los participantes redujeran su colesterol malo sin moverse del sofá.

En una mesa de madera hay cacao en polvo.onzas de chocolate negro y almendras

Otras investigaciones llevadas a cabo en la última década, apuntan a que este alimento mejora el flujo sanguíneo en el cerebro y diversos beneficios cognitivos como mejorar la memoria, mejor rendimiento en pruebas, procesamiento más rápida de información, mejor estado de ánimo, etc.

También hay expertos escépticos y creen que las evidencias del cacao puro aun son escasas, aún así, acaba de salir un nuevo estudio que revela nuevos beneficios del cacao en relación a la salud cardiovascular.

En la Revista Internacional de Ciencias del Ejercicio puede leerse cómo una pequeña cantidad de chocolate puro después de cenar ayudan a perder peso en reposo.

El experimento se llevó a cabo con mujeres y duró 28 días. Lo que se quería comprobar era cómo influía el cacao puro en el gasto energético durante el descanso y en el ejercicio.

Durante la investigación se seleccionaron 18 mujeres en buen estado físico y se introdujeron en uno de dos grupos. En un grupo se le dio 20 gramos de chocolate puro durante 28 días para tomar después de cenar, y al otro grupo, se le dio una cantidad equivalente (en calorías) de chocolate blanco a modo de placebo.

Diferentes onzas de diferentes tipos de chocolate sobre una mesa blanca

Durante los 28 días, los dos grupos registraron su gasto energético en reposo y haciendo ejercicio. Al final, el grupo que comió cacao negro registró una subida del 10% en su metabolismo en comparación con el grupo contrario que no cambió nada.

En cuanto al gasto energético durante las sesiones de ejercicio intensivo, el estudio determina que no hubo cambio. La cafeína que contiene el cacao es lo que hizo que el metabolismo aumentara en reposo, pero 4 onzas de cacao amargo es muy poca cantidad para lograr esos resultados tan significativos, dicen los investigadores.

El estudio concluye que muy probablemente fueron los flavonoides los que aumentaron la tasa del metabolismo y que en estudios futuros podrán encontrar una relación entre el chocolate puro y la pérdida de peso.