Los más perezosos estarán deseando conocer la respuesta a la pregunta del titular, y es que según un estudio del Popular Science es posible ser alérgico al ejercicio físico. Aunque esta patología no es algo común, intenta no ser hipocondríaco mientras lees este artículo con la finalidad de pasar las tardes en el sofá sin moverte.

¿Cuáles son los síntomas de esta alergia?

Quizá la sufres y no eres capaz de relacionarla con el deporte. Dependiendo de cada persona, los síntomas son más o menos intensos, aunque la mayoría coincide en que sufren irritaciones en el cuerpo, picores en las extremidades, hinchazón de los ojos, urticarias, problemas serios para respirar, etc. Suelen coincidir también es que les aparece al realizar actividades de cardio y alta intensidad.
En 1979 se descubrió esta curiosa patología, llamada anafilaxia, y que a día de hoy afecta a 50 de cada 100.000 personas.

Su reacción es aún de origen desconocido, podría aparecer tanto a los 15 minutos de empezar, como más tarde. Incluso, no importa mucho el tipo de deporte que realices (excepto natación, que no suele aparecer) y los síntomas menguarán conforme nuestras constantes se estabilicen de nuevo.

¿Cuál es el vínculo entre el deporte y la anafilaxia?

Realmente, aún se desconoce la conexión entre el deporte y la anafilaxia, pero pueden influir la alimentación, el ciclo menstrual o el cambio fisiológico que se produce en el cuerpo cuando realizamos ejercicio físico.

Entre el 30 y el 50 por ciento de las personas que participaron en el estudio, piensan que la reacción proviene de la combinación de ciertos alimentos y el ejercicio. Por ejemplo, existen ciertas proteínas en el intestino que cambian su comportamiento durante el ejercicio, esto puede hacer que interactúen con los alimentos de forma que podrían provocar una reacción alérgica. Durante el ejercicio, se aumenta la absorción de material del tracto gastrointestinal, haciendo posible que existan más alérgenos capaces de penetrar en el cuerpo durante el entrenamiento.

Por otro lado, algunos piensan que el ejercicio desencadena una reacción alérgica en la toma de medicamentos, como la aspirina. Incluso, algunas mujeres sufren esta alergia tan solo cuando están en la fase de su ciclo menstrual con altos niveles de estrógeno. Hay mujeres más propensas que otras en cuanto a tener altos niveles de estrógeno, siendo estas un bloqueador de las células encargadas de combatir la reacción alérgica.